Venta al por menor

El comercio minorista viene aumentando la inversión en sistemas de reconocimiento facial como forma de combatir robos, identificar sospechosos, garantizar la seguridad de su entorno y resguardar la conclusión de sus ventas o la recepción de pagos parcelados, a través del cruce de la identidad de sus clientes, por medio de fotos o selfies, con bases de datos faciales.

Además de estas aplicaciones, los algoritmos del SAFR permiten monitorear la interacción de los clientes con los puntos de venta, generando mapas de calor, identificando puntos de alta densidad de personas o de elevada ejecución de determinada actividad.

El SAFR permite además estudiar clusters del público frecuentador de centros comerciales, centros comerciales, tiendas, etc., elevando el patrón de análisis y monitoreo para límites antes inexplorados. Este tipo de investigación del comportamiento del consumidor, proporciona ideas para el cambio de arquitectura de las tiendas, tráfico interno, mayor permanencia dentro del emprendimiento, además de una experiencia más amplia con las marcas y productos.